La Emisora Voyage

Vecinos Pasajeros

Les presento, son Angeline y Jacobo, ella de Burdeux, él de Puebla, y viajan recorriendo las #carreteras en su remolque La Emisora Voyage

En medio de la situación actual, podría ser un acto de valentía, de adaptación y de sobrevivencia «pasajera», ver y decidir por del día a día.

Uno de los rostros aventureros del #aquiyahora

Hunting Season en Playa del Carmen

En Playa del Carmen, durante este fin de año, en la recién inaugurada nueva normalidad, existe una necesidad voraz para ocupar un espacio céntrico, cerca de la playa, de la 5ta avenida, es una especie de hunting season para extranjeros recién desempacados por la variante Ómicron. El año pasado no sucedió así, era más bien la expectativa de las fiestas, pero solamente la 5ta tenía vida, y aparte, estaban remodelando tan importante andador, por lo que entre cubrebocas y trabajos de construcción, no había mucha idea de lo que es el hospedaje en temporada alta.

Lo que sucede en esta ciudad a diferencia de Cancún o Tulum, es que tiene más accesos a la playa y muy cerca de las zonas habitacionales, este le da un plus a un turismo más de caminatas y bicicletas, ir a al mar está al alcance de la mano, y en el dado caso que seas dueño de espacios colindantes con las playas públicas, en esta temporada puede subir al doble su valor, ya en en febrero volvería a una normalidad para que en abril puedan pedir socorro si es que se gastaron las ganancias en Bacalar.

Así que si andan buscando estudios y esperando a que la suerte les ampare por estos días, habrá que comenzar a rezar ya que todo está «full» hasta nuevo aviso.

La 5ta con Juárez, zona centro de Playa del Carmen / Foto: Andrés Villela
La 5ta con Juárez, zona centro de Playa del Carmen / Foto: Andrés Villela

2021, el año que disfruté del ajo

El 2019, fue para mí cómo un pequeño grano de «risotto», donde pude ver la última resistencia de mi ego sin almidón, pero aún pequeño, resistente, testarudo, por lo que tuve que cocinarlo con vino blanco, agua, mantequilla y leche, así logró “suavizarse”, para después formar parte de un menú más grande que él, en este convite al que estamos invitados todos llamado vida. Ese fue un año en que la comezón fue cosa de todos los días por el cambio de piel que llevaba mutando más de una década, salpicando aceite en mis costras, en mi pasado. Entonces, se aparecieron mis muertos, mis fantasmas, y pude comenzar a despedirme de la soberbia y de un «halo» de superioridad moral que me jalaban para hacer fiestas donde terminaba por ser un gran anfitrión solitario. Ahí, mi berrinche agreste e infantil terminó por calmarse para entrar el 2020 y sobrellevar la Pandemia del Covid 19 con todo lo que esto implicaba, paciencia y determinación. Sí, fue un año sin nombre, sin pretextos, de pura carne viva.  

Este 2021, le podría denominar como “ajo”. El ajo es un saborizante natural, que en lo personal debe ir primero para freírse en el aceite antes que todo lo demás, así “colorea” todo lo que se sazone después, y me pregunto, cómo es que algo tan pequeño puede permear en el futuro de cualquier receta. Esa fuerza ha sido una constante en cada uno de los meses de este año, una idea graciosa, significativa para condimentar un mejor presente, uno más real, con más sabor, con experiencia en su uso y con la idea de que ayudó a la circulación de ideas, de esfuerzos, de días. No lo sé, si etiqueto al tiempo podría quitarle aristas interesantes, pero creo es un buen ejercicio para explicar que a pesar de la dureza por la pandemia para muchas personas, por esta nueva normalidad que aún no termina por ser consistente, el ajo pudo darme un condimento para olvidar los sinsabores anteriores. Es una idea que llevo cocinando algunos días y que me permite condimentar el día a día con más sazón, y así en algún momento, al respirar, poder chuparme los dedos.   

Despejando la X

Ser parte de algo global, universal, es una percepción en principio, algo, diríamos soberbia, pretenciosa, en mi caso, creo no me ayudó mucho el haber visto mucha televisión de pequeño, a la par de ir construyendo mi propio mundo y poder ser el rey, cosa que sin duda me parecía bien. Sí, sin nadie a quién ordenar pero también sin nadie con quién competir. Aunque claro, cabe resaltar que soy el mayor de cuatro hermanos, y la gente en algunas ocasiones, me podría ver como se ven a los hijos únicos, algo egoísta y ensimismado.  

Es por eso que nunca intenté ubicarme en algún grupo en particular a la hora de los juegos, me parecía aberrante siendo el rey de mi hábitat individual y aparte me generaba mucha ansiedad, así que al ir creciendo me costaba la idea de querer pertenecer a algo o siquiera a alguien. 

No es que me la pasé mal, tenía amigos y podía hacer muchas cosas como los demás, es más hasta podría sobresalir en algunas ocasiones pero siempre al querer dar un paso más fuerte y consistente, comprometerme, pues terminaba por hacer berrinche y renunciar a las pertenencias. También, no olvidemos que parte mi infancia se vio reflejada por múltiples mudanzas, devaluaciones y demás bondades sociales. Escamotear era mi pasión.  

Caía el muro socialista, la Perestroika y el muro de Berlín fueron los primeros atisbos de una democracia naive para todos, sin bloques económicos, sin guerras frías. La libertad pagana ya tenía un altar en medio de la Europa Occidental.   

Entonces escuché el término Generación X y ubicándonos en contexto, fue en la preparatoria, por ahí del 91, y saben, me gustaba la sensación de pertenecer a algo en medio de tantas tribus de la Ciudad de México: los fresas, los punks, los rockers, los satelucos, el barrio. La idea de generación X me pareció algo ¿global? Aunque en esa época no existía ese concepto, era un draft sin escribir. Sí, era mi imaginación tratando otra vez de escaparse por la tangente y ser parte de una generación que sucedía en otras latitudes, que chingón.  

La X en las matemáticas se refiere a una variable desconocida o a un deseo no definido. Ese vacío había que llenarlo de alguna manera y lo hice con música.

Los trendings en ese momento podían ir de una lugar a otro en un lapso de meses, semestres.  La TV satelital era para unos cuantos aún, y el internet no estaba desarrollado, si no mal recuerdo aún no había mails, por ahí estaba de incipiente el ICQ. Sí, también era una ciudad diferente, que olía a democracia recién, con la llegada del PRD y Cárdenas estábamos tomando las calles para conciertos, festivales, plática de banquetas con caguamas y caribes cooler en la Colonia Roma, en específico en la calle de Mérida, entre Puebla y Durango, estaba un spot que vendía hamburguesas con unos cuartos alrededor de una plazuela techada, que funcionaba como cafetería clandestina, donde vendían en algunas ocasiones drogas, y casi siempre, cervezas. Fue la época del Dynamo de Soda Stereo, lo primero de Fobia y los atisbos del grunge. 

En si cuando leí de los primeros ensayos que hablaban de la G/X en nuestro país, uno de ellos decía que probablemente esta generación era la primera en nuestro país con una cultura ampliamente pro norteamericana. Creo, lo leí en La Mosca, pero no podíamos generalizar, pero yo podría entrar en esa idea cual zapato al calce, mi clase media llena de turbulencias y pretensiones, así me lo permitía.   

Foto Jenny Holzer

En medio estaba el grunge, y la voz de Kurt Cobain nos daba una explicación abrupta, casi nonata de lo que estaba pasando y entendimos que el pop podría estabilizar la masa uniforme social, pero iba a terminar por romperse por el lado más verdadero, ahí fue dónde algunos vimos lo que podría ser el futuro, pero este faro murió en 1994 dejándonos huérfanos con una vela celofán, una flema pequeña, quebrada por el cáñamo, delimitando nuestras respuestas a la vida digital, a la que esta generación germinó desde Silicon Valley, donde el emprendimiento de la libertad terminó por vender en cajas a la democracia. Así dimos cuenta de nuestra Matrix, sí, con la X al final para que resalte, y por fin, despejarla.   

Virgen del Carmen, una procesión única en la Riviera Maya

El 16 de Julio se celebra el santoral de la Virgen del Carmen, matrona del mar, la estrella marítima, y en Playa del Carmen, lugar carmelita por denominación, hubo un sin fin de festejos. En un recorrido por la tarde, al encontrarnos en Parque Fundadores, estaba en proceso un ritual en particular, donde varios grupos de diversas partes del país celebraban este día.

La festividad que se está llevando a cabo es por nuestra Patrona de la Virgen del Carmen, que se celebra en estas fechas, y pues estamos entonces haciendo conformidad de unión y conquista, de nuestra tradición ancestral, de nuestra diosa conchera.

Cynthia Mabel Vargas Rojas, representante del Caribe Mexicano
Foto: Andrés Villela

Resultaba especial, ya que a la vista de todos los presentes, los estandartes así como las vestimentas que eran de muchas partes del país, así como los cantos y oraciones, se sumaban a la fotografía de este instante, al rompecabezas de este lugar mágico y turístico.

La iglesia en esos momentos estaba cerrada, entonces el ritual lo llevaron a cabo en el quiosco del parque, y el recorrido lo realizaron en los grandes escalones y pasillos de este lugar emblemático.

Foto: Andrés Villela

No hay pago, cada quién viene con sus propios recursos para alabar a la Virgen del Carmen. Le celebración es en cantos, desde ayer estamos velando y cantando toda la noche para hacer estos bastones de flores, que se traen como ofrenda…netamente es de corazón y por devoción a la Virgen del Carmen.

Alejandro Moreno Peña, organizador.
Foto: Andrés Villela

Esta ocasión fue diferente, ya que tuvieron invitados de otros lugares del país, de Yucatán, Querétaro, así como de otros países, Italia, Francia. Un invitado especial, fue la imagen del Santo Niño de Atocha que vino desde Ciudad de México acompañado de una de sus principales líderes: Remedios, quién forma parte de una familia real de gran tradición en, como ellos denominan: la Ciudad de Tenochtitlán.

Sin duda, un ritual para enmarcar y recordar como parte de la historia que se escribe día a día aquí en Playa del Carmen.

Texto: Andrés Villela

El PRI está muriendo de nada

EL PRI como logo, como nombre, está muriendo de nada, pero su inhumación ha sido larga, lleno de fantasmas, de pequeñez. El otrora partido hegemónico ha mutado en todos los partidos políticos alrededor. Sí, toda la escuela política moderna en nuestro país, proviene del Partido Revolucionario Institucional. El verlo así ayudaría a empezar a restructurar lo aprendido durante su estadía en el poder, que no nos de miedo, el primer paso es reconocerlo.

1938 año de su origen, se lee lejano, histórico, un dato de monografía, de Wikipedia.

En la idea del nacionalismo, de centroizquierda, vemos eran personajes convenientes al paso de la revolución. En los ochentas, al mutar neoliberal tuvo que hacerlo de la mano del PAN para poder adaptarse al cambio, y en Ciudad de México tuvo que permitir que su hijo más rebelde, el PRD, logrará empezar a independizarse, ser izquierda era un respiro para poder cambiar de ropajes y darse permiso para envejecer con sus raíces, con las olas de mexicanidad corrupta, violenta, mustia, callada, de doble discurso y hasta infantil, la madurez era un privilegio que le implicaba ser responsable de sus actos, mejor desaparecer.

En esta era global, el PRI se ha perdido y su perestroika esta llena de anónimos, sin personajes, sin rumbo. En las pasadas elecciones ayudaron al PAN por sobrevivencia, pero perdieron el poco respeto que les quedaba y el conflicto interno actual, es una muestra de su pronta desaparición, son sus últimas patadas de vida, donde nos mira con odio pero sin fuerza, sabe que nadie le agradecerá por nada, ni siquiera por haber desaparecido.

Esperemos pronto ya no esté en las boletas electorales, para empezar a construir su historia llena de olvido, de nada.

Violencia política y de género, la normalización de la persecución

«La violencia de género es aquella que afecta de una u otra manera a las mujeres, por el mero hecho de ser mujeres. Es atentar contra su integridad, libertad y dignidad. Algunos tipos de la violencia que se ejercen en contra de ellas son física, sexual y/o psicológica»

Ana Cecilia Sánchez de los Monteros Arriaga

En las pasadas elecciones a nivel nacional, las mujeres jugaron un papel importante dentro de la baraja nacional, ganando 6 de la gubernaturas en juego, y también, sin lugar a dudas en el estado de Quintana Roo, dónde 7 de los 11 municipios serán gobernados por mujeres. Un gran avance para la democracia y para la igualdad.

Aunque cabe destacar lo que sucedió en el municipio de Solidaridad, dónde los intereses podrían ser más fuertes para el sector político y económico de la entidad, ya que desde el 2018 hasta las elecciones efectuadas el 6 de Junio pasado, la presidenta municipal y candidata por el partido Morena, ha sufrido una persecución política intensa y de violencia de género por diferentes partes del gobierno estatal, ya que hablamos que se ejercieron acciones políticas desde el congreso del estado, económicas desde el sistema estatal, y legales por parte de al candidata opositora Lili Campos, ante tal esfuerzo por denostar, violentar y confrontar, hemos visto que en las pasadas elecciones que el límite fue más allá, con el allanamiento de la casa de la familia Beristain por parte de la fiscalía y la policía estatal.

En los últimos días, la confrontación ha subido de nivel al crear una nube de incertidumbre en el municipio, ya que al seguir el conflicto electoral por la vía legal, podríamos decir que hasta dentro de un mes sabremos el veredicto final de un proceso que ha estado lleno de inconsistencias, violencia y acciones que están llegando a un límite por demás pernicioso y digno de una novela dramática.

Debemos establecer que es un modus operandi, ya que al día de hoy otros actores políticos se pronuncian por la presión estatal, en este caso, hablamos del reconocido periódico Por Esto!

Sabemos que a nivel mundial y nacional el ejercer alguna labor sea política o periodística es de peligro pero no por eso podemos normalizar el que así suceda.